You are here:   Home Salud y bienestar Salud Espiritual Autismo Espiritual

Autismo Espiritual

Imprimir PDF

autismoesp

Escrito por: Christy Muller

Del Corazón de Dios a tu corazón...

Posiblemente haz escuchado hablar acerca del autismo. El autismo es un síndrome caracterizado por la incapacidad de establecer una comunicación normal con otros. El Padre de un niño autista puede hablar con su hijo, puede mirar a su hijo, puede ser consciente de la realidad de su hijo pero éste a diferencia de otros niños no puede entender a su padre, o  mirarle fijamente a los ojos o ser consciente de su realidad.

Sabes, ¿muchas veces nosotros somos autistas espirituales? Somos hijos amados y conocidos por nuestro Padre, sin embargo nosotros absortos en nuestro propio mundo no somos conscientes de Su presencia.

En el libro de Génesis cap. 16 nos encontramos con la historia de una mujer que despertó del autismo espiritual. El nombre de esta mujer era Agar; la historia relata que Agar estaba atravesando por un momento muy difícil, había sido utilizada, maltratada y finalmente había escapado al desierto con un niño en su vientre. Dice la Biblia que Dios escucho la aflicción de Agar y envió su ángel para hablar con ella. Luego de Agar escuchar las palabras que venían del corazón de Dios pronuncio estas importantes palabras en el verso 13. Ella dijo: “Ahora he visto al que me ve”

Agar reconoció que hasta ese día había sido una autista espiritual porque hasta aquel momento Dios la veía a ella como el Padre que ve y conoce a su hijo pero ella no le había visto a El, no le había conocido; hasta ese día Agar había sido una autista espiritual.

Si yo te preguntara a ti: ¿ves tú al Dios que te ve? Que me dirías?

Sabes? Dios anhela más que nada en esta tierra, como ese Padre del niño autista, que un día tú le mires a los ojos. Si lo hicieras encontrarías los ojos más sorprendentes, la mirada más tierna y poderosa que ha existido o existirá jamás. El quiere que escuches atentamente sus palabras y le conozcas como realmente es. Su carácter y su amor están definidos claramente en su palabra por lo tanto exponte a ella. Tu Padre no quiere pasar desapercibido para ti, no quiere estar fuera de tu mundo, quiere que sepas que El está presente, quiere ser relevante en tu vida. No quiere que escapes de la realidad que El te ama y desea lo mejor para ti.

En este día pídele al Espíritu Santo: “Espíritu Santo sáname, despiértame de este autismo espiritual que me tiene absorto en mi mundo y no me deja conocer a Dios” para que un día tú también puedas decir como Agar “Ahora he visto al que me ve”

Escrito por: Christy Muller