Lesiones frecuentes en corredores

Correr tiene múltiples beneficios y cada vez son más (ellos y ellas) los que se confiesan adictos a esta disciplina, pero si no se práctica y planifica correctamente puede provocar la aparición de lesiones en los miembros inferiores como, por ejemplo, la inflamación del tendón rotuliano. Sin embargo la mayoría de las lesiones se produce por "sobrecarga", ya que el corredor quiere ir más rápido de lo que el cuerpo le permite, según ortopedas.

Profesionales recalcan que la práctica de esta modalidad debería realizarse de forma "progresiva". A este factor de la frecuencia se suman otros que los deportistas deben tener presentes. Por un lado, los intrínsecos, como puede ser el sobrepeso; y por otro los extrínsecos. En este último grupo se incluye, por ejemplo, el tipo de terreno sobre el que se entrena o el calzado que utiliza el corredor. La buena noticia es que los expertos resaltan que la mayoría de las lesiones relacionadas con el running, si se diagnostican y se tratan de forma adecuada, pueden curarse.

A continuación, las lesiones más frecuentes:

Rodilla del corredor- La mayoría de las lesiones que se producen al correr se localiza en la rodilla. Podrían representar hasta el 40%. Las personas que tienen un desequilibrio entre la musculatura aductora y abductora de la cadera o de la pierna o que realizan un apoyo excesivo con la parte interna o la lateral del pie; así como aquellos que sufren una alteración del eje en la rodilla, son más propensas a desarrollar este proceso. Normalmente, el dolor se produce en la cara lateral de la rodilla, sin que apenas se dé inflamación. Para su correcta curación es fundamental detectarla lo antes posible. En casos de dolor severo se aplica la crioterapia, la punción seca, y, en los casos más extremos, es necesaria la infiltración de corticoides. Además, durante el periodo de tratamiento no se debe salir a correr.

Condropatia rotuliana- Esta dolencia se produce por la alteración del cartílago articular de la rótula. La lesión provoca un dolor en la cara anterior de la rodilla, especialmente durante las actividades físicas en las que se realizan semiflexiones. Las personas que sufran alteraciones en el eje de la rodilla o hiperlaxitud del aparato extensor pueden ser propensas a estas lesiones. El tratamiento se suele complementar con infiltraciones de ácido hialurónico.

Tendinitis del rotuliano o tendinopatia- La inflamación de este tendón puede llegar a limitar la actividad física. Una solución es ajustar en las rodillas, a la altura del tendón, cintas elásticas para descargar la estructura.

Fascitis plantar- La fascia plantar es una estructura que une el calcáneo hasta los metatarsianos, es decir recorre toda la planta del pie. El elevado número de zancadas que dan los corredores cada vez que practican running puede provocar múltiples microtraumatismos que desembocan en la inflamación de la zona. Este dolor no solo se produce al correr, sino que también se manifiesta al realizan otro tipo de movimientos. Para prevenir este tipo de lesiones es importante utilizar el calzado adecuado e incluso, en algunos casos, se recomienda la adquisición de plantillas especiales que ayuden a amortiguar el impacto. En este caso, los ejercicios de estiramientos, combinados con sesiones de fisioterapia, acortan el proceso de curación.

Periostitis- Aumentar la frecuencia con la que se realiza la actividad puede provocar la inflamación de la membrana que cubre la tibia. Esta lesión produce dolor en la cara anterior de la pierna. Si el corredor sufre esta dolencia, también conocida como lesión por sobrecarga, debe evitar el reposo aeróbico en exceso. "Actividades como el ciclismo, elíptica o ejercicios acuáticos pueden mantenerse durante el proceso de curación" concluye el doctor Puertas.

Fuente: elmundo.es

  • bannercotizaloalfred
  • banner hfyinc
  • banner maximum
  • Campana boss
  • the room grande 1
Go to top