c567e5228ca0903264a871c5398bf399

Por Suheill M. Urdaz Montano

Antes de que puedas pensar “aquí viene una entrenadora a persuadir”, déjame decirte: nada más lejos de la realidad. Soy comunicadora, colaboradora en una oficina de bienestar corporativo, y para cuadrar más el asunto, no tengo sobrepeso, lo mío es obesidad. Y así, con todo, he descubierto en el ejercicio uno de mis mejores aliados.

Más allá de estar flaca...

Contrario a la mayoría de las personas, mi motivación al ejercitarme no es necesariamente perder peso; y no es que no desee hacerlo. Durante toda mi vida he cargado libras de más; el indiscutible resultado de mi gusto por la comida y el chocolate. No me justifico; no es lo ideal, pero es mi realidad y la del 67% de la población en Puerto Rico, según cifras del departamento de Salud. Me llama mucho más la atención la “gracia” que añade el ejercicio a la vida de las personas, la buena cara y actitud que genera en quienes se dedican ese rato diario.

Vengo de una familia con problemas de presión arterial y diabetes. Mis padres tienen una colección de pastillas para todo, y mi hermano menor se “ganó” su primera medicación para controlar la hipertensión hace más de seis años; mientras yo gozo de unos números envidiables, a pesar de mi sobrepeso. Una visita al médico me confirmó que ese es el resultado de mi hábito de ejercitarme. Así como lees; el ejercicio me ha librado de la diabetes y la alta presión.

He tenido “vaivenes”. A pesar de que la mayor parte del tiempo estoy enfocada y entreno fuerte, también he pasado algunas temporadas más sedentaria que el Oso Yogie. Ese “lapsus” me ayuda a darme cuenta de la diferencia que marca el ejercicio en nuestra vida. Darme los buenos días con una caminata en la marginal o con una rutina en mi lugar de entrenamiento personalizado es llenar mi cuerpo y mi mente de una energía especial, “ecualizar” el ánimo y dejar que la serotonina fluya de manera “descarada”. ¡Que sensación tan rica! Esa satisfacción de saber que estás haciendo algo realmente bueno por tu salud física y mental contrasta grandemente con el cansancio, la tensión y fatiga cuando saboteas tu hábito de ejercitarte.

¡No hay excusa! Sea una deliciosa e intensa caminata en tu lugar favorito o un súper entrenamiento ideado para ti, tienes 365 oportunidades para cambiar tu ánimo y sentirte mejor.

  • bannercotizaloalfred
  • banner hfyinc
  • banner maximum
  • Campana boss
  • the room grande 1
Go to top